Dinero, poder y sexo

El poder construye una tendencia del ser humano que consiste en llegar a tener un suficiente dominio sobre muchas otras personas, así como llegar a tener mando sobre la dirección de una comunidad no importando el tamaño que esta tenga. Pese a que buscar el poder es casi un instinto universal, las personas cuando adquieren poder cambian significativamente y alteran su organización sexual.Los cuatro poderes más codiciadosPoder político. Búsqueda de dominio sobre un conjunto de ciudades o pueblos con el fin de mandar, disponer y sentir que se está sobre los demás, aunque también se reconoce que ¡nicialmente la persona que busca el poder intenta hacer algo por la comunidad.Poder económico. Está al alcance de todo aquel que sabe hacer dinero y practicar el ahorro. Es el que está más al alcance de todas las personas puesto que este se puede adquirir, ya sea por esfuerzo y trabajo merecido o por un golpe de suerte, aunque también por malas acciones. Este tipo de poder es el que más áeteriora los vínculos de amor.Poder militar. Confiere a la persona que lo posee una sensación de seguridad y una tendencia a ordenar la vida de los demás con el fin de conseguir las metas de las institucio¬nes militares. Es un poder que se va consiguiendo progresiva¬mente y también puede afectar los vínculos familiares o amorosos.Poder eclesiástico. Es el poder que sienten las personas cuando comprueban que tienen una cierta superioridad moral sobre los demás. En algunos casos especiales el poder eclesiástico va a acompañado con la sensación de tener un contacto privilegiado con Dios.

Existe un vínculo muy estrecho. Así se sabe que cuanto menos poder tiene una persona más valora el sexo y el vínculo de pareja, pero cuanto más poder económico o político va logrando, progresivamente va decayendo el interés amoroso o la pasión sexual. Es conocido el caso que los matrimonios sufren grandes cambios cuando la persona modifica su estatus económico, pues la inicial lucha por la vida y el amor intenso que se juró la joven pareja cuando eran pobres al principio de sus vidas, se ve modificada hacia un vínculo de mayor indiferencia, más frialdad sexual y la tendencia a la poligamia. La persona que siente que ha “ganado el dinero” (aunque ambos esposos hayan trabajado igual para lograr el éxito) se siente con derecho de despreciar a su cónyuge sufriendo su mente y su conciencia una transformación hacia la autosuficiencia, el narcisismo y el desprecio por la compañera o compañero que lo acompañó en el inicio de sus vidas.

No hay un único consejo, pero se puede consiáerar útil lo siguiente:- Nunca dejar de pensar que el poder puede ser flor de un día, por tanto se podríaperder en cualquier momento.

– Pensar siempre que uno es mortal, y el dinero no compra la juventud ni cura lasenfermedades graves.

– Mantener siempre una actitud humilde y sencilla hacia la vida.

-Tener una actitud espiritual positiva y benevolente hacia la gente que está bajosu poder.

– Recordar siempre que al lado de un hombre poderoso suele haber una compañera que en silencio lo apoyó y le dio la base de seguridad, como es tener un hogar equilibrado y pacífico, mientras él trabaja y triunfa.* La frase claveEl poder suele ser efímero, no compra ni la salud ni la vida ni los sentimientos positivos hacia la persona que lo ostenta.Reflexion:Muchas veces las personas se corrompen debido a las oportunidades que les da el poder, motivo por el cual pueden dañar y perder a sus seres queridos si manejan mal su relación de pareja y de familia

PosterPro95

Amante de las redes sociales, aficionado al fútbol y defensor de los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *