La potencial adicción que generan las redes sociales

El acceso a la tecnología ha sido el principal causante de que invirtamos horas de nuestro tiempo en las redes sociales ya sea por la búsqueda de información o simplemente por entretenimiento.

 

En la actualidad la mayoría de las personas posee un teléfono inteligente o un dispositivo con la capacidad de conectarse a internet. Solo esto basta para llegar a las comunidades virtuales.

 

Existen cientos de opciones si hablamos de redes sociales, siendo las más populares: Facebook, Instagram, Twitter, Youtube, Snapchat, entre otras. Son aplicaciones gratuitas que puedes descargar en tu equipo móvil para disfrutar de todo lo que tienen para ti.

 

¿Por qué surge la adicción?

 

La relación de dependencia que puede surgir hacia las redes sociales nace por la sensación de bienestar que produce el estar conectado a las mismas.

 

Expertos en psicología señalan que es causada por la necesidad de mantenerse activo en ciertos entornos sociales.

 

Aunque no siempre se trata de una relación ganar-ganar, el adicto a las redes sociales busca estar al tanto de las nuevas tendencias para no perderse de ningún tipo de actividad próxima a realizarse ya sea para acudir o simplemente para interactuar a través de comentarios.

 

Los especialistas afirman que es fácil caer en el círculo vicioso debido al fácil acceso que tenemos a las comunidades virtuales porque ya el uso de las mismas no depende de una computadora sino que en cualquier lugar y a cualquier hora puedes estar enganchado a través de tu celular o tableta, incluso en momentos muy personales como cuando vas al baño o cuando estás comiendo en familia.

 

La población más vulnerable

 

 

Aunque todos podemos caer en las garras de la adicción por las redes sociales, hay personas más vulnerables a esto.

 

Entre los que más rápido se convierten en dependientes de las comunidades virtuales tenemos a los adolescentes que buscan la aceptación por parte de distintos grupos sociales.

 

Igualmente se encuentran los que en el mundo real no son tan extrovertidos como para mantener una conversación cara a cara y se escudan en las redes sociales para conocer a nuevas personas y establecer amistades 2.0.

 

Por otro lado están aquellos a quienes les gusta compartir todo lo que hacen ya sea con textos o imágenes. Conseguir un like lo consideran como un logro y mientras más obtengan, más alimentan su ego. Generalmente se trata de personas que buscan atención que en la vida fuera de las redes no consiguen.

 

Prestando atención a las alertas

 

Aunque parezca un tipo de adicción inofensiva, es importante prestar atención a las señales para atacarlas apenas se presenten.

 

¿Por qué es necesario poner un alto? Pues sencillo, el vicio por las redes sociales puede interferir en la realización de otras actividades cotidianas que al principio solo son las académicas o laborales pero que a la larga pueden ser más personales.

 

Como ejemplo de lo anterior podemos citar la falta de contacto con las personas fuera de las redes sociales, aislamiento, interrupción en rutinas como asearse, comer y descansar e irritabilidad al no poder acceder a las mismas.

PosterPro95

Amante de las redes sociales, aficionado al fútbol y defensor de los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *