técnicas para la memoria que te ayudarán a estudiar

Estudiar no es solo el hecho de retener la mayor cantidad de información posible en el periodo de tiempo que te permita presentar una diversa cantidad de pruebas; debería ser también una actividad que te ayude a conservar lo aprendido. 

El problema con la forma de estudiar de muchas personas, es que es transitoria: es decir, solo sirve para retener una cantidad específica de información, durante un periodo específico- esto suele ser durante las pruebas o presentaciones- lo que, a su vez, no hace permisible la valoración de la información un tiempo después, pues esta, se olvida.

No es extraño que esto suceda, de hecho, es bastante frecuente hacer preguntas sobre un tema ya expuesto, y encontrar que ya no quedan  rastros de lo que se ha ¨estudiado¨ por semanas, y esto, suele ocurrir porque estudiamos de la forma equivocada.

Para retener la mayor cantidad de información acerca de un tema, es recomendable utilizar una serie de técnicas, que nos ayuden a memorizar, esto, a su vez, nos permite estudiar de una manera más adecuada, y, al final, nos servirá para recordar gran cantidad de información a lo largo de nuestra vida.

Con algunos métodos, mucho más simples de lo que se cree, puede ser más divertido:

Dar un vistazo rápido: Cuando estudiamos un tema muy largo y complejo, suele ser mucho más sencillo de asimilar, si, antes de sentarnos a devorar los conceptos, damos un vistazo que nos permita hacer una evaluación general del tema.

Estructurar el tema: Una vez que conocemos cuales son los aspectos generales del tema, podemos organizar la información por partes, de modo que sea más cómodo para nosotros leerla.

Hacer síntesis con palabras clave y preparar notas: Para aprender los temas efectivamente, es recomendable extraer algunas palabras clave que nos permitan recordar los conceptos más extensos.

También es una buena idea preparar notas en papel y dejarlos en diferentes lugares; entre las páginas de los libros, en la nevera, en las paredes de la habitación… de este modo podremos leerlas y releerlas cada vez que pasemos tiempo en estos lugares, y así, será más sencillo digerir la información.

Cuenta una historia a un amigo: Un método increíble para memorizar información, es relatar lo que sabemos acerca de ella. Si estás estudiando un tema que se te hace difícil recordar por momentos, charla con alguien sobre él. Es mucho más simple extraer las ideas principales de un tema si nos sentamos e intentamos explicarlo a alguien más.

 

Mapas mentales: Si los maestros han sido insistentes en enseñarte cual es la manera correcta de diseñar un mapa mental, es porque funcionan. Estructurar los conceptos en forma de preguntas muy simples y acompañarlos con imágenes, suele preparar a nuestro cerebro para relacionar una vasta cantidad de información con un objeto muy simple.

Descansa: Parece casi absurdo, pero científicos han descubierto que después de estudiar, tomarse unos 15 minutos para no hacer absolutamente nada, estimula nuestro cerebro para absorber un gran porcentaje de la información que hemos estado estudiando.